¿Qué es un Modelo de Prevención de Delitos? Aprende a Implementarlo en tu Empresa

Qué es un modelo de prevención de delitos

Aprende más sobre esta estrategia esencial para garantizar la integridad y legalidad en tus operaciones. Conoce sobre los beneficios, pasos clave y la importancia de este modelo en el contexto legal chileno.

 

Un Modelo de Prevención de Delitos (MPD) consiste en una serie de estrategias que una empresa u organización implementa para prevenir o minimizar el riesgo de delitos dentro de su esfera de operaciones. Además, sirve para eximir o reducir su responsabilidad penal en caso de que estos delitos ocurran.

En Chile, la ley responsabiliza penalmente a las entidades jurídicas por delitos específicos como el lavado de activos, financiamiento del terrorismo, cohecho y corrupción. 

Las penalidades para las entidades que cometan estos delitos incluyen multas, pérdida de beneficios fiscales, publicación de sentencias, prohibición de contratos estatales y disolución o cancelación de la entidad jurídica.

Sin embargo, la ley también prevé que las entidades pueden eximirse o atenuar su responsabilidad penal si demuestran que han implementado un MPD adecuado a su estructura y complejidad operativa.

Beneficios de Implementar un MPD

Adoptar un MPD en tu empresa no solo cumple con la ley y mitiga consecuencias penales, sino que también ofrece beneficios adicionales:

 

  • Mejora la reputación y la imagen corporativa, reflejando un compromiso con la legalidad y la ética.
  • Aumenta la confianza y lealtad de clientes, proveedores, socios y empleados, creando un entorno seguro y transparente.
  • Te distingue de la competencia, añadiendo un valor único en el mercado.
  • Optimiza procesos y recursos, reduciendo pérdidas o daños relacionados con delitos.
  • Facilita el acceso a nuevas oportunidades comerciales, cumpliendo con requisitos de entidades públicas o privadas.

Pasos para Implementar un MPD

Para implementar un MPD en tu empresa, sigue estos pasos:

 

  1. Realiza un diagnóstico de tus operaciones, identificando áreas susceptibles a delitos y evaluando los riesgos asociados.
  2. Diseña un plan de acción con objetivos, acciones, responsables, plazos y recursos para el MPD.
  3. Elabora un manual del MPD detallando sus elementos, políticas, procedimientos, estructura y responsabilidades.
  4. Comunica y capacita a tu equipo sobre el MPD, enfatizando su importancia, funcionamiento, beneficios y obligaciones.
  5. Ejecuta y supervisa el MPD, monitoreando las acciones y asegurando su cumplimiento y efectividad.
  6. Evalúa y mejora el MPD con auditorías periódicas y actualizaciones conforme a los resultados y cambios operativos.

 

La economía circular representa una oportunidad para reformular nuestra producción y consumo, apuntando a un modelo de desarrollo más sostenible, inclusivo e innovador. Lograrlo requiere el compromiso de todos los actores: gobiernos, empresas, consumidores, academia y sociedad civil. Juntos, podemos construir un futuro mejor para nosotros y las generaciones futuras.